«Supón que un vehículo 1 golpea a un vehículo 2 detenido –de idéntica masa- por detrás. Si el vehículo 1 pierde 20 km/h en la colisión, entonces vehículo 2 ganará 20 km/h. Eso solo pasa entre objetos NO deformables». [Visto en Internet]

https://twitter.com/acmkriss/status/1233289546617511937

Otro comentario que hace alusión al tipo de ejemplos que incluíamos en la entrada «Colisiones frontales, colisiones traseras». El comentario vuelve a ser resultado de un error de concepto por desconocer que en una colisión se analliza, por un lado, la conservación de la cantidad de movimiento y, por otro lado, la conservación de la energía. El hecho de que se conserve la cantidad de movimiento, no necesariamente implica que se conserve la energía (parte de ella se puede disipar en forma de deformaciones, tal como ocurre en colisiones entre vehículos).

En el ejemplo aludido, no se dice cuál es la velocidad inicial del vehículo que impacta. Solo se dice que «pierde» una determinada velocidad. El ejemplo tampoco dice qué nivel de deformaciones se pudo producir en esa colisión. La idea importante es que el cambio de velocidades está condicionado por la relación entre las masas de los vehículos. Esa es la idea  importante que se transmite en «Colisiones frontales, colisiones traseras».

Y ahora, viene una pregunta acertada que hemos recibido: «Entonces, ¿podría darse el caso de que el coche que impacta por detrás pase de 100 km/h a 80 km/h y el que resulta impactado pase de 0 km/h a 20 km/h?»

Para responder, vamos a echar mano del coeficiente de restitución, cuyo valor ya sabemos que debe estar comprendido entre \( 0 \) y \( 1 \), salvo casos excepcionales en los que podría ser negativo.

Recordamos que el valor del coeficiente de restitución viene dado por el cociente -cambiado de signo- entre la diferencia de velocidades de los coches después de la colisión y la diferencia de velocidades de los coches antes de la colisión. En nuestro caso:

$$ c = - \frac{v_{1f} - v_{2f}}{v_{1i} - v_{2i}} = - \frac{80 - 20}{100 - 0} = - 0,6 $$

Como se puede ver, el coeficiente de restitución adquiriría valor negativo, lo que indica que ese supuesto no sería posible... bueno, sería posible si los coches se atravesaran entre sí, pero no es algo que ocurra en colisiones de este tipo.

Volvemos a la idea de siempre. Todo debe ser coherente y todo debe poder ser explicado con los mismos principios básicos.