Sobre energías de deformación

Refiriéndose al reparto de daños en una colisión entre dos vehículos en la que uno de ellos golpea por detrás a otro que está inicialmente detenido…

«El reparto entre ambos es mínimo. Tal vez un 90% en el coche que embiste y el resto entre el coche embestido y el asfalto. ¿POR QUÉ? Porque TODA la energía que hay que disipar proviene del coche que está en marcha, así que es ESE el que tiene que TRANSFORMARLA en otro tipo de energía». [Visto en Internet]

Llamamos «energía de deformación» a la que se requiere para generar los daños producidos en los vehículos que intervienen en una colisión. Durante ese proceso de colisión, parte de la energía cinética total que poseen los vehículos (la suma de las energías cinéticas de cada uno de ellos) se disipará en forma de deformaciones que se producirán en ambos vehículos. Es decir, parte de la energía cinética del sistema formado por ambos vehículos se disipa en forma de deformaciones producidas a los dos vehículos que forman ese sistema.

Si uno de los vehículos está inicialmente detenido, la energía cinética total del sistema será aportada por solo un vehículo, pero la disipación de la misma se producirá provocando deformaciones en ambos vehículos.

Es un grave error pensar que los daños están condicionados por si los vehículos se mueven o no. Realmente están condicionados por las rigideces de los vehículos. Durante la colisión, por la tercera Ley de Newton, los vehículos se ejercen fuerzas iguales y de sentidos opuestos entre ellos. Por este motivo, el menos rígido de los vehículos será el más propenso a dañarse. Es sencillo imaginar qué pasaría si un vehículo blindado golpease por detrás a un vehículo detenido. Pero también es fácil imaginar qué pasaría si un vehículo convencional fuese el que golpease por detrás a un vehículo blindado detenido.

Para ilustrar lo explicado, puede observarse el siguiente vídeo en el que se muestra una colisión por alcance a dos velocidades distintas, 40 y 20 km/h. En la colisión a 40 km/h, la magnitud de los daños es muy superior a la de los daños los producidos en la colisión a 20 km/h pero, en cualquiera de los casos, se observa perfectamente cómo son los dos vehículos los que se ven afectados.

El vídeo es también de utilidad para comprender otros conceptos explicados en esta sección. Por ejemplo, obsérvese como el dummy del vehículo que impacta deja de experimentar fuerza en su cinturón de seguridad en cuanto ambos vehículos se separan tras el impacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *