Viajes y excursiones fin de curso. ¿Los menores viajan seguros en los autobuses escolares?

Se acerca el final del curso escolar y con él las excursiones y viajes de fin de curso. Muchas de estas salidas se realizarán en autocar, lo que nos obliga a hacer una reflexión: ¿nuestros hijos e hijas viajan seguros en estos medios de transporte? A finales del año pasado la Dirección General de Tráfico puso en marcha una campaña de control de vehículos dedicados al transporte escolar y de menores con unos resultados más que alarmantes: casi el 40% de los vehículos controlados por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil fueron denunciados por incumplimiento de las normas de seguridad y por faltas administrativas.

La situación actual del transporte escolar en España desvela que la mayoría de los vehículos, más del 70% de los vehículos denunciados, no contaban con la autorización para realizar transporte escolar y de menores exigida por ley; se hallaron deficiencias en las puertas de servicio y de emergencias, así como anomalías en el funcionamiento de los cinturones de seguridad; en muchos casos la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) no estaba en regla; otros vehículos carecían  de la señal V-10 indicativa del transporte escolar y de dispositivos luminosos con señal de emergencia, y algunos no contaban con personal especializado encargado del cuidado de los menores que viajaban en los autobuses controlados.

La ley de transporte escolar no se cumple y es insuficiente

Y a todo esto hay que añadir también la antigüedad de los autobuses escolares. Desde octubre de 2007 es obligatorio que todos los autobuses matriculados instalen cinturones de seguridad. Con la antigüedad de 16 años que se permitía hasta ahora, se entendía que en octubre de 2023 todos los autobuses escolares contarán por lo menos con cinturones, a pesar de no ser adecuados para menores. Pero el hecho de que algunas Comunidades Autónomas hayan ampliado el tiempo máximo que un autobús puede ser utilizado como transporte escolar en el ámbito interurbano (en Madrid acaba de aumentar de 16 a 18 años y la situación en Canarias es aún más grave, ya que los autobuses escolares pueden llegar hasta los 20 años) habrá que esperar hasta 2025 para que el 100% de los vehículos de transporte escolar cuenten con este más que vital sistema de seguridad pasiva.

La ley establece claramente que “los niños y las niñas de más de 3 años y de menos de 135 cm deberán viajar en el autobús obligatoriamente con un sistema de retención infantil homologado y si no se dispone de él, se emplearán los cinturones de seguridad siempre que sean adecuados a su estatura y peso”. Aún y así, seguimos denunciando que esta ley es insuficiente porque los cinturones de seguridad, tanto de dos puntos como de tres, han sido ideados para adultos y, por lo tanto, no son adecuados para niños con una talla inferior a los 135 cm.

¿Qué pueden hacer las familias?

Ante esta situación de gravedad los expertos de AESVi seguimos reclamando que se pongan en marcha de manera inmediata medidas efectivas y eficaces para que se cumpla la normativa con respecto al transporte escolar. Y, además, es urgente avanzar rápidamente en el desarrollo de una Normativa Europea para la definición y regulación de los sistemas de retención Infantil en el transporte escolar en autobuses y autocares.

La concienciación de las familias sobre este asunto es esencial para garantizar la seguridad de sus hijas e hijas. Los padres y madres pueden y deben colaborar al cumplimiento de la ley insistiendo a los centros educativos de la necesidad de contratar autobuses escolares que tengan instalados cinturones de seguridad de 3 puntos de anclaje.

error

¡Síguenos!